Consejos para una buena limpieza facial

Limpiarse la cara es el gesto de belleza más básico que pueda haber (salvo, quizá, usar protector solar) 𝐩𝐞𝐫𝐨 𝐬𝐢 𝐚𝐝𝐞𝐦𝐚́𝐬 𝐥𝐨 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐝𝐨𝐛𝐥𝐞, 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐚 𝐩𝐢𝐞𝐥 𝐞𝐬𝐭𝐚𝐫𝐚́ 𝐦𝐚́𝐬 𝐫𝐞𝐥𝐮𝐜𝐢𝐞𝐧𝐭𝐞 𝐪𝐮𝐞 𝐧𝐮𝐧𝐜𝐚. 🥰
La doble limpieza coreana consiste justo en lo que estás pensando, en limpiarse la cara dos veces. Si habitualmente solo usas unas toallitas desmaquillantes o te lavas la cara en la ducha con el gel del cuerpo, le estás haciendo un flaco favor a tu piel. 👎🏻 Es importante utilizar productos específicos para el rostro y hacer una limpieza mucho más profunda que la que pueden proporcionar unas simples toallitas.
¿Por dónde empezar? ✅ 𝐃𝐞𝐛𝐞𝐬 𝐭𝐞𝐧𝐞𝐫 𝐚 𝐦𝐚𝐧𝐨 𝐮𝐧 𝐥𝐢𝐦𝐩𝐢𝐚𝐝𝐨𝐫 𝐜𝐨𝐧 𝐛𝐚𝐬𝐞 𝐝𝐞 𝐚𝐜𝐞𝐢𝐭𝐞 𝐲 𝐨𝐭𝐫𝐨 𝐜𝐨𝐧 𝐛𝐚𝐬𝐞 𝐚𝐜𝐮𝐨𝐬𝐚. El primero es más fácil de identificar porque lo suele poner bien claro en el bote del producto o incluso se pueden identificar a simple vista. Pero es que los segundos son más fáciles de diferenciar todavía porque son todos los demás. Si le das la vuelta al producto y el primer ingrediente de la etiqueta es agua (Aqua), pues ya lo tienes. 👌🏻
🌹 Con el primer paso, el del limpiador en aceite, 𝐜𝐨𝐧𝐬𝐞𝐠𝐮𝐢𝐦𝐨𝐬 𝐝𝐞𝐬𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐭𝐨𝐝𝐨𝐬 𝐥𝐨𝐬 𝐫𝐞𝐬𝐭𝐨𝐬 𝐝𝐞 𝐦𝐚𝐪𝐮𝐢𝐥𝐥𝐚𝐣𝐞 𝐲 𝐟𝐢𝐥𝐭𝐫𝐨𝐬 𝐬𝐨𝐥𝐚𝐫𝐞𝐬, pero también limpiar la suciedad que se acumula en los poros y que acaba convirtiéndose en los puntos negros que todas odiamos. Con el limpiador de base acuosa, el que seguramente ya uses, 𝐚𝐩𝐥𝐢𝐜𝐚𝐦𝐨𝐬 𝐮𝐧𝐚 𝐥𝐢𝐦𝐩𝐢𝐞𝐳𝐚 𝐦𝐚́𝐬 𝐞𝐬𝐩𝐞𝐜𝐢́𝐟𝐢𝐜𝐚 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐧𝐮𝐞𝐬𝐭𝐫𝐨 𝐭𝐢𝐩𝐨 𝐝𝐞 𝐩𝐢𝐞𝐥 (si la tenemos con tendencia acnéica, seca, sensible…).